lunes, 8 de diciembre de 2008

Un pasito para atrás

El domingo al mediodía, la empresa de colectivos Nueva Generación trasladó como si fueran ganado a los pasajeros que viajaron desde la terminal de Mendoza hacia el Este provincial en el servicio expreso. A pesar de que esta situación es habitual desde hace 17 años y medio, el gobierno de Jaque le volverá a dar la concesión por otros 10 años


Todos hacinados, víctimas de la alta temperatura y de la mala educación del chofer del interno 52 de la línea 260, los pasajeros replicaron levantando la voz cuando el conductor los acusó de desaprovechar el espacio. El viaje entre la Terminal del Sol y la de San Martín en el servicio expreso demanda 55 minutos, según el horario oficial, aunque cuando el pasaje es numeroso el lapso se extiende a más de una hora. El boleta cuesta $4,25.

En virtud de este nivel de calidad de prestación del servicio, el gobierno de Celso Jaque confirmó que otorgará 10 años más de conseción a Nueva Generación. La semana que viene se hará una prueba piloto para otorgar definitivamente el servicio desde el 1º de enero.

La empresa trabaja en el Este desde 1991. Salvo los primeros años, siempre prestó un servicio paupérrimo e incluso levantó recorridos porque no le convenían económicamente, sin que a la empresa ni al Estado le importara el destino de los vecinos de esas zonas que quedaron incomunicadas por el transporte público.

Andrés Da Rold, director de Vías y Medios de Transporte de la provincia, anunció con bombos y platillos que desde enero se solucionará el problema de los micros del Este provincial. Hace desde mediados de 2006 que la concesión está vencida. Nueva Generación y El Rápido, las dos empresas que abusaron del monopolio siguen facturando, a pesar de los años que pasaron desde que se les terminó el contrato que ganaron por licitación.

No tienen desde entonces ningún temor a sanciones, ya que la más grave es la caducidad del servicio, cosa que de no ser por la desidia estatal ya se debió ejecutar hace dos años y medio.

Da Rold quiere potenciar su imagen desde Vías y Medios de Transporte para ser intendente de Rivadavia, comuna adonde fue electo concejal pero pidió licencia a ese cargo para ir al ente que controla los micros. Si le va mal, en Rivadavia tiene el cargo guardado hasta mayo de 2011.

Lo que muestran los dos videos presentados en esta nota es lo que habitualmente padecen los pasjeros del Este provincial. Da Rold desde Rivadavia hasta su lugar de trabajo va en auto, ni se le ocurre depender del transporte público que él controla porque sabe lo que se sufre.

El padecimiento de los pasajeros grabados por la cámara de MI BORRADOR es el principal motivo por el que se expandió el transporte ilegal. Los denominados remises truchos aparecieron al mismo tiempo que Nueva Generación dejaba pasajeros a pie. El maltrato de los empresarios de micros y la crisis de desocupación generada por el menemismo fueron una combinación ideal para el surgimiento de un nuevo oficio: el remisero trucho.

Da Rold ahora usa la Inteligencia Criminal de la Policía para combatir esa actividad. La inteligencia para diagramar un buen servicio de colectivos aún no fue convocada.

Por esto, además del hacinamiento y la incomodidad que produce, cientos de personas arriesgan sus vidas diariamente. Como se ve en el video ubicado al pie de esta nota, los micros llenos van con la puerta abierta para que los pasajeros no se desmayen del calor. Asimismo, a alta velocidad por la Ruta 7 si ocurre un accidente nadie garantiza la vida de quienes van ensardinados en los pasillos de los colectivos.

En el video que se ve a continuación, una mujer policía por poco no va apoyada en el parabrisas, en la escalinata delanetera del colectivo que viaja con la puerta abierta. La dama uniformada va escribiendo mensajes de texto en el celular. ¿Serán alertas a la autoridad sobre la anomalía que está registrando su vista o con tal de viajar gratis de eso ni se ocupa?