jueves, 12 de febrero de 2009

Los astros jugaron para Dios


El técnico de Francia, Raymond Domenech, tiene razón: si los astros están del otro lado, es imposible. Argentina le ganó a Francia 2 a 0.

El director técnico argentino armó un buen equipo, puso a cada uno a jugar de lo que sabe, sin improvisaciones. La gente se rompió las manos para aplaudir a Maradona, la figura sobresaliente en Marsella.

La Selección le ganó a un equipo grande, con jugadores tanto o más caros que los suyos, en la primera presentación seria y riesgosa para el prestigio del técnico. Maradona armó un buen equipo, que juega sencillo: un arquero, dos centrales, dos marcadores de punta, dos mediocampistas que marcan, dos que van y vienen y dos delanteros. Cada uno jugó de lo que mejor sabe, sin inventos raros.

Segundo gol: Lionel Messi (relatado por Víctor Hugo)


Resumen del partido (Espn)