sábado, 12 de septiembre de 2009

La rebelión fiscal jaquea el pago de los sueldos municipales en San Martín

Al intendente de San Martín, Jorge Giménez, no le alcanza la plata ni para pagar los sueldos de los municipales. Las finanzas comunales están malheridas y lo único que puede curarlas es el ingreso de billetes reales.

Más de $10 millones tendrá que conseguir el cacique por su cuenta solamente para compensar la caída de las cuotas de la coparticipación. Por eso, Giménez quiere recuperar esa suma con una moratoria para morosos, calculando que el 30% de las acreencias son incobrables.

"Lo recaudado por la moratoria va a gastos corrientes", confesó Walter Carini, el secretario de Hacienda de San Martín, comuna en la que los sueldos de los más de 1.300 empleados públicos configuran una porción gigante de la torta de erogaciones corrientes.

Carini, citado en Los Andes, asumió que la economía de la comuna está en banca rota. "Es una situación difícil y aunque estamos siendo ordenados con los números, como resultado de la crisis vamos a recibir un 25% menos de los $45 millones de coparticipación que nos corresponde". Leé más del tema en Los Andes.