sábado, 3 de octubre de 2009

Insólito: Menem y Duhalde juntos en defensa de "los superiores intereses de la Nación"

Kirchner lo hizo: con el impulso de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, además de generar una guerra descarnada con los multimedios, el kirchnerismo provocó la resurrección del menemismo de la primera hora. Para el neomenemismo -en su primera etapa, hace dos décadas, ejecutó la entrega de los recursos y servicios esenciales de la Nación a capitales trasnacionales, a la vez que facilitó la hiperconcentración de los medios-, el proyecto que aprobó Diputados después de incorporar numerosas modificaciones para lograr un alto nivel de consenso en esa Cámara, pone en riesgo "los altos intereses de la Nación".

El entramado de poder que se hizo de la Presidencia anticipadamente por la crisis de gobernabilidad que cercó a Raúl Alfonsín y se destruyó cuando Eduardo Duhalde decidió enfrentar a Carlos Menem, recobró vida para enfrentar al kirchnerismo en el Senado.

Así como la avanzada de las retenciones móviles a la soja que se exporta produjo la impensada alianza entre la Federación Agraria y la Sociedad Rural, el tratamiento de la ley de radiodifusión en el Parlamento ocasionó la reunificación del menemismo de la primera hora. En ambas oportunidades los holding mediáticos jugaron decididamente en contra del gobierno, antes con la camiseta de los empresarios sojeros y ahora con la propia.

A la par del conflicto con el campo, cobraron notoriedad dirigentes desconocidos para el gran público, como Alfredo De Angelis, Eduardo Buzzi o Hugo Biolcati, entre otros. La ley de medios no. Esta vez, el protagonismo principal en la vereda de enfrente del oficialismo recayó en la dirigencia política más crítica del gobierno sutilmente dividida entre los que se autocalifican progresistas y el peronismo disidente, que a grandes rasgos se compone del menemismo y el duhaldismo.

Textualmente, con errores de tipeo incluidos, Clarín informó hoy que "trece senadores del peronismo disidente y partidos provinciales emitieron ayer una declaración conjuntan en la que descalifican la ley de control de medios del Gobierno por conserar que es 'inconstitucional'.En el texto, firmado entre otros por el ex gobernador santafesino Carlos Reutemann y los ex presidentes Carlos Menem y Adolfo Rodríguez Saá, se señala el rechazo al proyecto que tiene media sanción de la Cámara baja por 'serias discrepancias constitucionales, institucionales y políticas'".

El matutino que es la nave insignia del principal holding concentrador de medios y enemigo declarado del kirnerismo agregó que "'El proyecto lesiona gravemente los artículos 14 y 17 de la Constitución, en tanto habilita y permite la censura previa y afecta el derecho de propiedad, y vulnera de modo directo el artículo 32 en cuanto las facultades, poderes, atribuciones y competencias de las provincias al establecer la jurisdicción federal sobre sus espacios territoriales', argumentan en un comunicado que firman también el ex gobernador salteño Juan Carlos Romero y la bonaerense Chiche Duhalde".

Y señaló que "el grupo consensuó un enérgico rechazo por lo que consideran un "intento de utilizar las instituciones de la República con propósitos de poder autoritario, sean personales o de grupos, con el objetivo de dirimir cuestiones políticas o sectoriales que impidan el ejercicio de derechos esenciales de toda democracia". Y alegan que el proyecto oficial "afecta las libertades públicas, las garantías constitucionales, la seguridad jurídica, nuestra imagen en el exterior y los superiores intereses de la Nación'".

Asimismo, en el matutino difundió la postura del radicalismo y sus aliados, entre los que no está el socialismo. En este caso consignó que este grupo presentará un proyecto propio cuyo talón de aquiles será la conformación de "una autoridad de aplicación conformada por un miembro del Poder Ejecutivo y seis del Congreso, que las empresas puedan mantener las licencias hasta su vencimiento y la regulación de la publicidad oficial".

"Trabajamos sobre la media sanción. Habrá muchas modificaciones pero nos vamos a centrar en cuatro o cinco núcleos duros, con la expectativa de que toda la oposición coincida en esos puntos", contó uno de los que participó en la elaboración del texto, citó Clarín.