lunes, 30 de agosto de 2010

Lidia Papaleo de Graiver: "Estaba amenazada permanente desde la muerte de mi marido"

Lidia Papaleo, la viuda del dueño de Papel Prensa, dijo que permaneció tanto tiempo en silencio, "porque si nosotros no hubiéramos esperado 27 años para decir la verdad, no estaríamos vivos". Fue entrevistada por Víctor Hugo Morales en el primer envío del ciclo Bajada de Línea, que va irá los domingos desde las 21.30 por Canal 9 de Buenos Aires.

Primera Parte


Segunda parte


Papaleo relató que "el 2 de noviembre firmé una documentación que nunca leí sobre la venta de Papel Prensa. Nunca firmamos la acción de parte A y de repente nos encontramos con que teníamos que firmar B y C. Todo debe haber pasado en las asambleas que se realizaban, en donde figuraba como que iba pero nunca asistí a alguna. Y luego de eso, sólo recibí el 0,75 por ciento del total, que fue un monto equivalente a 7.200 dólares".

Añadió que "a partir del 16 de septiembre de 1976, me encontré con diarias visitas de personas sumamente importantes, diciendo que deberíamos vender nuestros bienes y que no teníamos posibilidad de elección”, dijo la viuda de Graiver, quien inmediatamente sentenció que “se me informaba a quién debía vender, ya que a extranjeros y judíos no podía concretarles el traspaso. Debía ser todo rápido. Y constantemente nos hostigaban tratándonos de ladrones y estafadores".

Papaleo deslizó que "el 9 de marzo de 1977, presenté una nota ante un juez para pedir la aprobación de las ventas y el 14 de marzo de ese mismo año desaparecí. Antes de desaparecer, recibía llamados para pedir que me presentará". Asimismo, explicó que "en el momento que hice el traspaso no estaba detenida, pero tampoco en situación de libertad. Estaba amenazada a partir de la muerte de mi marido".

En otro orden, la ex mujer de David Graiver, explicó por qué pasó tanto tiempo antes de que hiciera la denuncia. "Hoy tenemos la posibilidad de hablar. Tuvimos que esperar el momento. A fines de la década de los 90 consulté con abogados de suma importancia y todos me negaron porque las condiciones no estaban dadas. Siempre que se quiso decir la verdad, no tuvimos la oportunidad, porque el poder que hay (en referencia a Clarín) no nos deja".