jueves, 25 de septiembre de 2008

En el pequeño despacho de la esposa de Omar Parisi no vuela una mosca



Marisa Garnica no perdona a las moscas. Sobre el escritorio de su modesto despacho de la Subsecretaría de Obras de la Municipalidad de Luján tiene a mano un Raid en aerosol, atrás de la foto de su marido, Omar Parisi, intendente de Luján, vestido de impecable sport.

La profesora de Educación Física que tiene cinco hijos con el jefe comunal trabaja en un cuadrado de dos metros por dos, o menos. La cafetera, el ventilador, la plantita del fondo, el termo, la yerbera y azucarera, los papeles y carpetas, el Glade del fondo, la foto de sus hijos de espaldas a la foto (de Diario Uno) y la banderita argentina tienen lugar, además del matamosca, en el flaco despacho.

Sospechas de nepotismo en Luján (Diario Uno)