lunes, 29 de septiembre de 2008

Los "efectos no deseados" de la guerra aparecieron antes que la seguridad



El gobernador Celso Jaque declaró a la provincia en guerra contra la inseguridad. Y ya aparecieron los primeros "efectos no deseados" que toda guerra tiene. En la madrugada, dos gendarmes se pelearon con un policía en la puerta de un boliche gay. Los soldados de Jaque entendieron el mensaje de guerra. Y los soldados cuando van a la guerra se olvidan de todo, incluso de las leyes.

Los gendarmes Nicolás Gaspar Riquelme (25) y Walter Obando (21) estaban de levante de travestis, bien ebrios, como se ve a los soldados en las guerras de las películas (acaso Jaque sabe algo más de la guerra de lo que cuentan los directores de cine), y ahora están presos. Les mintieron, los mandaron a la guerra y no los dejan divertirse con la población civil del territorio de guerra.

Ver la crónica de la detención de los gendarmes ebrios en Mdz