jueves, 27 de noviembre de 2008

Los viejos troles de Mendoza no aguantan más y los viejos troles de Canadá no llegan


Los troles son un verdadero problema para el tránsito. Están muy achacados y se descarrilan muy seguido, con cada uno de los miles de pozos y desniveles que tienen las calles de Mendoza. En la foto, una unidad descarrilada hoy, a las 19, en la esquina de 9 de Julio y Colón, pleno centro.

Además de ocasionar congestión del tránsito la escena provocaba tristeza. Entre los automóviles que debían esquivarlo, el chofer que no podía ocultar la cara de fastidio y el Rastrojero de auxilio que se estacionó justo en el paso peatonal completaron una postal de la Mendoza de hoy.

La provincia adquirió gratis troles viejos que ya no se usan más porque no dan más en Canadá. Mendoza paga el traslado de las vetustas unidades que comenzó hace más de una semana y todavía no termina. Recién la semana que viene estarían viajando por vía terrestre los troles canadienses desde Chile, adonde arribarán en barco, hacia Mendoza.

Una vez en tierra mendocina, los troles abandonados por los canadienses deberán ser reparados. Luego, serán liberados para cargar gente y seguir rompiéndose por las calles, dejándo varados a los pasajeros y cortando alguna calle de la capital provincial.

En campaña, Celso Jaque no dejó de criticar el sistema de transporte provincial, un tema al que los radicales que gobernaron antes nunca le encontraron la vuelta. Ahora, el transporte está peor que hace un año. Además, en la Empresa Provincial de Trolebuses reinan las internas sindicales y la ineficiencia del experimentado sindicalista Héctor Salcedo, designado por Jaque para conducirla, para ordenar las cosas.