domingo, 11 de enero de 2009

Abundan las operaciones mientras Jaque dilata la jefatura de la Tía Tita en la DGE


"Se viene una época de gestión política en la Dirección General de Escuelas", anticipan muchos funcionarios del gobierno provincial. Quienes acuñan esa frase conocen o son protagonistas de la más furte operación interna en el seno de la Administración de Celso Jaque para limpiar a un funcionario.

Si la salida de Juan Carlos Aguinaga del Ministerio de Seguridad fue precedida de una certera operación de los intendentes justicialistas, la expulsión de Iris María Lima de la Dirección General de Escuelas es el objetivo único de una gigantesca operación que se inició en las más altas esferas de la Administración provincial.

Guillermo Carmona, actual secretario de Ambiente, es el beneficiario. A él apuntan los ministros y funcionarios de peso que quieren limpiarse a la Tía Tita para encabezar la DGE. El secretario general de la Gobernación, Alejandro Cazabán, y los ministros de Infraestructura, Francisco Paco Pérez, y el de Gobierno, Mario Adaro, ya le hiceron saber al gobernador que no quieren ver más a la jubilada sanrafaelina en las reuniones de Gabinete. Para ellos, Carmona es el hombre que en este momento debe hacerse cargo de la Educuación.

Sin decírselo directamente a Jaque, el ministro de Seguridad, Carlos Ciurca, también es partidario de poner a una figura con capacidad para hacer política en lugar de Lima. Al presidente del PJ de Las Heras también le parece bien Carmona para el cargo.

Adolfo Bermejo, intendente de Maipú y referente del PJ Azul de Juan Carlos Mazzón, niega siempre todo. Pero dentro de la DGE aseguran que desde hace dos meses por lo menos viene presionando al gobernador para que el lugar de Lima quede en poder de José Rivas, un maipucino que después de rotar por partidos novel y pequeños se refugió en la estructura de Bermejo. El intendente lo posicionó como segundo de Lima y ahora quiere un ascenso para su hombre.

Por otra parte, los conchabados de la DGE no duermen pensando en que la senadora nacional Marita Perceval pueda desembarcar en la cabeza del organismo. Por acompañar a Julio Cobos en las últimas elecciones es odiada en el PJ mendocino pero conserva su amistad personal con la rpesidenta Cristina Fernández. Perceval no tiene mucho espacio y los kirchner la aprecian en lo personal pero no están dispuestos a resignar un cargo importante para contenerla por lo que le pidieron a Jaque que lo haga. Los conchabados de la DGE saben de las operaciones de Marita para ser jefa de la repartición. Y temen quedarse sin trabajo de concretarse la movida.