domingo, 25 de octubre de 2009

El futuro de Ciurca se decide en el Sur

Jaque está en Malargüe y Cazabán en San Rafael. Los dueños de las decisiones políticas del Ejecutivo provincial se afincaron este fin de semana adonde siempre fueron a definir acciones importantes de gobierno o cambios de actitud, cuando no de nombres en el gabinete.

El pase de Carlos Ciurca de Seguridad a un ministerio con menos riesgos se silenció en los últimos días en los medios, después de ocupar los principales espacios destinados a las noticias. Un escenario ideal para concretar la variante, según la lógica de Celso Jaque, en la que un titular de un diario adelantando un cambio en el Gabinete significa el aborto de la medida. En el Sur se decide si el futuro cercano de Ciurca en el gobierno será la continuidad del presente o deparará nuevas funciones para el dirigente.

Aunque el mandatario y su ladero más poderoso viajaron al Sur sin soltar prenda sobre el futuro del ministro de Seguridad, los pares de Ciurca que no le hacen asco a la rosca barajaron con alto grado de convicción la posibilidad de que en no más de 15 o 20 días, sin descartar que sea antes, el lasherino sea relevado del sillón más caliente del gobierno para ocupar otro que esté alejado de las amenazas que presenta la coyuntura y ofrezca chances de lucimiento personal para uno de los dirigentes en los que tanto el PJ como el gobierno depositan esperanzas electorales hacia 2011.

Las primeras versiones alentadas en la Casa de Gobierno sobre el pase de Ciurca lo ubicaban reemplazando a Silvia Ruggeri, en la cartera de Desarrollo Humano. "Para mi sería un premio", admitió el lasherino al ser consultado por los periodistas, después de repasar su pasado ligado a esa área, tanto en la Municipalidad de Las Heras como en la Legislatura. Un encumbrado funcionario del gobierno que se anota entre los que creen que no pasará de los primeros días de noviembre el cambio de funciones de Ciurca, reflotó esa hipótesis este fin de semana.

Otra versión que se agitó desde los alrededores cercanos a Jaque y Cazabán y se coló en los diarios del domingo pasado nominó al ministro de Gobierno Mario Adaro para dejarle el lugar a Ciurca. La relación del jefe de la cartera política con el gobernador y el secretario general de la Gobernación se tornó tormentosa después de la aplastante derrota electoral del 28 de junio.

Aunque con vaivenes, las diferencias en el diagnóstico de las causas del resultado electoral y en las respuestas que el mismo exigía del gobierno alejaron al ministro político del dúo que domina las decisiones gubernamentales. Sin dudas, su salida del gabinete en el actual escenario para dejarle el puesto a Ciurca haría mucho más ruido entre los cuadros políticos del PJ que si Ruggeri es la desplazada.

La maipucina desembarcó en el gobierno desde la balsa pintada de azul de Adolfo Bermejo, intendente de Maipú, el dirigente más golpeado por el grito de las urnas. Su gestión en la cartera no es despreciada por Jaque, aunque el mandatario y su entorno de poder no le perdonan a la funcionaria la incapacidad para difundir su trabajo.