martes, 10 de noviembre de 2009

Tres puesteros coparon el Far West petrolero

Tres familias de puesteros mantienen cerrados los pasos al yacimiento de Petrobras de Medanitos, en inmediaciones de 25 de Mayo, La Pampa, el vínculo urbano de la región de pozos petroleros de la frontera entre Neuquén, Río Negro, La Pampa y Mendoza, por General Alvear. Es un nuevo conflicto en un lugar adonde la muerte de un sindicalista dejó una huella macabra de los diversos conflictos surgidos alrededor de la extracción de crudo.



La localidad alvearense de El Corcovo es la pata mendocina de la mesa servida por las petroleras. Del lado pampeano, 25 de Mayo es la caja de resonancia de todo lo que pasa en la zona petrolera, ya que es el centro urbano por el que se accede a todas las posiciones de las empresas, enclavadas en medio del desierto. El oro negro mueve la economía del departamento pampeano con el mismo ímpetu que agita confrontaciones por la distribución de los billetes que las petroleras "derraman" en las adyascencias de los pozos.



La permanente conflictividad determinó que la zona fuera calificada como el Far West, por el diario La Nación, un poco antes de que el sindicalista mendocino de la UOCRA, Ariel Quiroga, muriera en medio de un enfrentamiento con los Petroleros de Neuquén y Río Negro. El hecho ocurrió el 20 de noviembre del año pasado y en la causa judicial hay dos petroleros imputados.



Los piqueteros crían chivas


Desde hace una semana, la brasileña Petrobras paga con la paralización del yacimiento Medanitos provocada por tres familias de puesteros que reclaman el pago de compensaciones por los daños que les ha ocasionado la explotación hidrocarburífera. Una ley de La Pampa determinó el pago por parte de las petroleras a los lugareños, pero estas tres familias no tienen registros de propiedad de las tierras que ocupan.



Los puesteros enojados se dedican a la cría de chivas, una actividad mucho menos rentable y más artesanal que la extracción de crudo. La aridez de las tierras que tapan reservas hidrocarburíferas formó culturalmente a los lugareños para vivir de este tipo de ganadería a escala familiar.



Leé más en: Diario Textual / La Arena / El Diario de la Pampa