viernes, 11 de diciembre de 2009

El inexplicable ruego de Jaque a Bossio



La ANSES está desbordada de plata al mismo tiempo que en Mendoza la sequía financiera potencia la incapacidad del Estado para prestar los servicios básicos de forma digna. Sin embargo, este año las saqueadas arcas provinciales le aportaron $700 millones a la suculenta caja del organismo nacional conducido por Diego Bossio, quien vino ayer a hacer política a Mendoza.



El joven que fue secretario de la Gestión de Celso Jaque -llegó con fama de gran estadista y se fue por la ventana sin generar ninguna de las transformaciones que discurseó- es visto ahora como un potencial salvador de los malos resultados de la gestión del gobierno que él mismo ayudó a diseñar. El gobernador está desesperado por endeudar a las futuras gestiones para tapar los agujeros que provocó con su accionar y la ANSES aparece como potencial prestamista.



Otros gobernadores están exigiendo que el organismo nacional deje de quedarse con el 15% de la coparticipación de las provincias, cesión que los gobernadores aceptan desde 1992. En cambio, Jaque ruega de rodillas que la ANSES le preste algo de los recursos que Mendoza le aporta, con el compromiso de devolverlo en el futuro con los intereses correspondientes.



Si los ruegos de Jaque son escuchados, Mendoza no sólo cederá el año que viene más de $1.000.000.000 a la ANSES, sino que también pagará los intereses de la plata que el organismo le preste. Esto es $420.000.000 de máxima o lo que Bossio le quiera otorgar a la provincia. Como se ve, a Mendoza le sale muy cara la buena onda de Jaque con Cristina Fernández y la gran relación que une al mandatario con su ex empleado Bossio.



Jaque no está arrodillado en soledad frente a la Nación. 14 de los 18 intendentes de la provincia se inclinaron sin chistar junto al mandatario porque sus gestiones gastaron más plata de la que fueron capaces de generar. Los próximos gobernadores e intendentes pagarán los costos de la alabanzas presentes a Bossio.