martes, 13 de abril de 2010

Fayad seguirá usando a Jaque como munición


Fayad no va a dejar de coquetear con Jaque mientras le sirva para diferenciarse tanto de Cobos como de otros rivales en la interna radical y, de paso, le reditúe fondos nacionales para obras. Después de que el electorado de Capital ratificara el 28 de marzo su respaldo al Viti, a pesar de su amistad con el peronista, poca mella hará en esa estrategia del intendente la furiosa crítica que el Congreso radical emitió sobre la gestión del gobernador.

Puede ser que a Víctor Fayad no le alcance para ser candidato a gobernador, pero al intendente capitalino le sobra poder para condicionar el complejo proceso interno del radicalismo mendocino de acá a la definición de la oferta electoral de 2011. Su relación con el gobernador Celso Jaque es parte de la munición gruesa del Viti para sustentar su posición de Poder. Similar calibre ostenta la permanente descalificación a la actuación opositora de Julio Cobos desde la Vicepresidencia de la Nación, más allá de la pantomima televisada del 28 de marzo en la noche cuando Fayad le agradeció por teléfono a Cobos la felicitación por el triunfo electoral en la Municipalidad.

Fayad le saca jugo a su amigable relación con Jaque. En la arena política, irrita por igual a cobistas y radicales ortodoxos ubicándose en una tercera posición dentro de la interna; mientras en lo estrictamente referido a la gestión comunal se beneficia con más fondos nacionales para hacer las obras que los vecinos capitalinos le reconocieron el 28 de marzo. Jaque, en cambio, no gana nada para si mismo o para su gestión mostrándose junto al intendente; toda la apuesta es a engordar a un enemigo de su peor enemigo: Julio Cobos.

La unidad radical auspiciada en el Congreso partidario del sábado pasado depende ahora de lo que disponga el CONFE, partido conformado por Cobos cuando fue expulsado del radicalismo en el que se cobijaron los dirigentes que lo siguieron incondicionalmente en la Concertación con el kirchnerismo. Sin embargo, cualquier decisión que se tome en ese encuentro no modificará la influencia de Fayad en la interna radical ni modificará el poder de fuego que adquiere éste con los coqueteos con Jaque y las críticas a Cobos.

La senadora nacional Laura Montero, confesora y espada del vicepresidente, y el intendente de Junín, Mario Abed, fiel a Cobos desde la primera hora, encabezan en el CONFE el núcleo duro de la resistencia a la vuelta al aparato radical del cobismo reunido en el nuevo partido. La ex ministra de Economía nunca fue una militante de comité y no está pensando en serlo justo ahora que, además de ser reconocida como senadora de la oposición, dirige una fundación (CODA) que trabaja en políticas públicas con la mira puesta en una futura presidencia de Cobos . Mientras que el intendente, un viejo transeúnte del comité departamental, descubrió que el CONFE le posibilitó -al menos- dos logros que el aparato del radicalismo no le hubiese permitido: ampliar su base de sustentación territorial sumando a demócratas y peronistas y proyectar su figura a nivel provincial.

Si Montero y Abed depusieran su actitud o el Congreso del CONFE los desairara con una clara manifestación a favor la fusión con la UCR, la unidad radical se firmaría en los papeles y se declamaría públicamente. No obstante, nada de esto cambiará el escenario hostil que representa la estrategia del Viti para la reunificación partidaria. Ese será uno de los argumentos de los cobistas reticentes a fundirse con la UCR para tratar de convencer al Congreso del CONFE de que no es el momento aún de decretar la defunción de esa fuerza.

Leé también:

La escuela más grande de toda Mendoza abrió en La Favorita


Jaque y Fayad inauguraron juntos "la mayor escuela" de la provincia

Jaque prócer: "Inaugurando escuelas estamos dando un nuevo grito de libertad"