lunes, 31 de mayo de 2010

Giojada: "Mi yerno y mi consuegro me ayudan", dijo el sanjuanino cuya única hija es monja

Ver la tapa del Diario de Cuyo El gobernador de San Juan, José Luis Gioja, es tan frontal para encarar algunos tópicos como ocurrente para inventar evasivas frente a aquellos que prefiere gambetear, como la confirmación del candidato oficialista a sucederlo en 2011. Mientras todos esperan que haga público el apoyo a su hermano César, el gobernador advirtió que no tomará esa decisión en soledad: "Usted sabe que mi yerno me ayuda siempre y mi consuegro también -contestó cuando le preguntaron con quién iba a consultar antes de señalar al postulante-, y con los amigos, con los compañeros que somos parte de esto".

Si se desconoce la composición familiar del "Flaco" Gioja, la mención de su yerno y su consuegro como referentes de la mesa chica de decisiones del gobernador puede legitimar falsos elementos para afianzar la presunción de nepotismo convalidada por la privilegiada posición de los hermanos del mandatario: César, senador nacional y aspirante a la Gobernación, y Juan Carlos, diputado nacional.

José Luis Gioja está casado con Rosa Palacios y tienen cuatro hijos: tres son incapaces de darle un yerno sin armar un grueso escándalo mediático antes de levantar cualquier sospecha por nepotismo porque son varones. Y Flavia, la única mujer, es monja.

No existen el yerno y el consuegro producto de una unión matrimonial de su hija de los que habló Gioja en una extensa entrevista que le concedió el sábado a Radio Colón, que reprodujo el domingo el Diario De Cuyo. Cuando no pueda eliminar el tema de la agenda, el pícaro kirchnerista improvisará decenas de giojadas, como el parentesco con Dios y su hijo devenido de la unión a éste de su hija, para no oficializar su postulante a la Gobernación antes de que lo apremien los tiempos legales.

La interna por la sucesión se inició antes de las elecciones de 2009, cuando el gobernador descartó competir por un tercer mandato consecutivo, para lo cual necesitaba reformar la Constitución. La candidatura de César se instaló inmediatamente pero el gobernador prefirió dejar la decisión abierta hasta último momento, sin desalentar a ninguno de los competidores de su hermano. Ya habrá tiempo para bajarlos y compensarlos. Leé la entrevista en Diario de Cuyo

Leé también: "En Mendoza no tienen las bolas bien puestas"