martes, 20 de julio de 2010

Aníbal Fernández eligió el fútbol para construir poder y Twitter para bajar línea

El fútbol gana espacios en la agenda política del jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, al mismo ritmo que crece la apelación a Twitter como herramienta comunicacional por parte del funcionario. La red social le permite expresarse sin filtros, mientras el deporte más popular le ofrece espacios de poder menos expuestos a la atención pública gracias a la atracción que acaparan el juego y la competencia.

En ocasiones, el fútbol propicia acuerdos dirigenciales condicionados por disputas de poder que contradicen los parámetros del escenario adonde se desarrolla la política partidaria. Por ejemplo: Fernández acaba de acordar con el macrista Jorge Macri, diputado bonaerense del Pro, el abordaje conjunto de una política destinada a la problemática de las barras bravas.

El acercamiento entre ambos dirigentes y la confirmación de que efectivamente habrá un espacio para cruzar ideas se produjo mediante la red social Twitter, en la que el jefe de ministros y el legislador macrista son de los políticos que registran mayor actividad.

El jefe de Gabinete le mandó a decir, ayer, al diputado que estaba convocado a debatir la política pública frente a las barras bravas. El acercamiento se concretó mientras Mauricio Macri acusaba al kirchnerismo de manipular la resolución de la Cámara Federal que confirmó el procesamiento del jefe de Gobierno en el marco de la investigación de la presunta actuación de una banda de espionaje en el seno de la administración porteña.

"Hola Aníbal, me llamó tu gente para juntarnos a trabajar el tema de los barras bravas", le escribió el primo del fundador del Pro a Fernández en Twitter. "Si, así lo acordamos. Avancemos", contestó el hombre del Gobierno.

"Gracias quería hacerlo público de la misma manera que hice público en su momento mi reclamo. Nobleza obliga", remató el diputado macrista. La concertación entre ambos se dio al margen del recalentamiento de la pelea entre los gobiernos de la Nación y la Ciudad de Buenos Aires. Y eso que hasta minutos antes de la breve charla con Fernández el diputado Macri abonó en Twitter la teoría de que los problemas judiciales del jefe de Gobierno son producto de una conspiración del kirchnerismo.

Dueño del Fútbol para todos

La intervención del jefe de ministros en el fútbol no es nueva. Con antecedentes dirigenciales en Quilmes, previos a su desembarco en el Gabinete nacional de la mano de Eduardo Duhalde, Fernández quedó a cargo del manejo de la televisación de los campeonatos de AFA desde que la sociedad entre Clarín y Torneos y Competencias perdió la explotación monopólica de ese negocio. Desde que Fútbol para todos emite los partidos en vivo por televisión abierta, los fondos estatales que sostienen ese plan son administrados por el jefe de Gabinete.

Una promesa: mermar el éxodo de jugadores

Pero el interés por el fútbol del encumbrado funcionario no termina ahí. Durante el Mundial de Sudáfrica no se privó de opinar del juego y la política que lo rodea. Defendió con ganas al defensor de Vélez Nicolás Otamendi, al mismo tiempo que se expresó a favor de la continuidad de Diego Maradona como entrenador de la Selección.

De cara al futuro, reveló que se estudia una política para evitar el éxodo masivo de futbolistas jóvenes ante un cuestionamiento que le hizo el periodista Diego Fucks mediante Twitter. Con la limitación a 140 caracteres por mensaje que impone la red social, el jefe de Gabinete no profundizó sobre las acciones que se evalúan para intentar retener a los jugadores en el país por lo menos hasta que se consoliden en primera división.

Va por la vicepresidencia del club Quilmes

La dedicación de Fernández al fútbol crecerá notablemente desde el mes que viene si se confirma una información que surgió en los últimos días: será el candidato a vicepresidente del club Quilmes acompañando al presidente José Luis Meizner en una nueva reelección. Las elecciones en el cervecero son el primero de agosto y todo indica que el oficialismo será ratificado por un periodo más.

Esta información originó una catarata de especulaciones respecto a la incursión de Fernández en la mesa chica de AFA con la intención de avanzar luego al lugar que ocupa Julio Grondona desde 1979.