viernes, 23 de julio de 2010

Matrimonio igualitario: la conserva del progre

Con su fama de conservadora engordada por el comportamiento de su dirigencia, Mendoza será el escenario de un hecho histórico para la militancia progresista: la celebración del primer casamiento de personas del mismo sexo con amparo de una ley en Latinoamérica.

La diligente política oficial para cumplir en tiempo récord el deseo reprimido de Giorgio Francesco Nocentino (44) y Jaime Patricio Zapata (52) se ejecutó a la sombra de las repercusiones que generó Jaque al legitimar el derecho de los funcionarios del Registro Civil a excusarse de celebrar matrimonios entre dos cónyuges del mismo sexo si eso les genera objeciones de conciencia. El gobernador dice que la objeción de conciencia está resguardada por la Constitución "para todos los temas", mientras el INADI considera que esa teoría es discriminatoria.

En la visión de Jaque, la objeción de conciencia da derecho a los dependientes del Registro Civil a negarse a cumplir la ley. Para el INADI, ese accionar implicaría la comisión del delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público. En la realidad, esa discusión no tendrá efectos ya que ningún oficial del Registro Civil de la provincia se opone a casar a parejas del mismo sexo, según un relevamiento oficial.

En el paso del proyecto por el Parlamento, 10 de los 13 representantes de la provincia votaron contra el matrimonio entre dos personas del mismo género. Al mismo tiempo, el gobernador Celso Jaque sostuvo públicamente su rechazo a esa iniciativa.

La Legislatura local, presidida por el vice Cristian Racconto, fue epicentro de la puesta en escena de la senadora del PJ disidente Liliana Negre de Alonso, miembro del Opus Dei, con la ayuda local del senador peronista Adolfo Bermejo.

"Si tuviera que ir a una elección hoy en Mendoza pagaría por mi voto", reflexionó tras la aprobación de la iniciativa el senador radical Ernesto Sanz, quien levantó la mano a favor del casamiento igualitario, al igual que los diputados Jorge Pampa Alvaro (PJ) y Enrique Thomas (PJ disidene).

A pesar del nivel de rechazo que expresó la dirigencia local durante la gestación, la Ley de matrimonio igualitario se estrenará en esta provincia el sábado 31 de julio, a las 9 de la mañana. Un horario atípico que sólo puede explicarse por la ansiedad de la pareja por formalizar ante la ley y la decisión política del Ministerio de Gobierno de no demorar la aplicación de la flamante normativa.