jueves, 19 de agosto de 2010

Tiembla el muro de AUTAM


La licitación del Grupo 2 de micros puso en jaque al muro infranqueable que los empresarios mendocinos del transporte de pasajeros nucleados en AUTAM sostuvieron para impedir la entrada de inversores foráneos al negocio local.

Antes de la oficialización de las ofertas, aparecieron impugnaciones sobre tres de estas. Este fue el mecanismo del oligopolio local para retener íntegramente el negocio. Tres firmas "extranjeras" pujan por los recorridos ofertados con cuatro de capitales mendocinos.

Entre las siete compañías que se presentaron a la licitación, aparece Autotransportes Santa Fe como la peor amenaza para el oligopolio mendocino, debido al peso político de uno de sus accionistas: Alejandro Rossi, hermano del jefe de la bancada K de Diputados de la Nación, Agustín Rossi.

Durante la Gobernación de Julio Cobos se redefinió el esquema integral del transporte público del Gran Mendoza. Entonces, AUTAM consolidó su hegemonía más allá de que inició el proceso con duros cuestionamientos y amenazas que ponían en juego la continuidad de la asociación a la cabeza de la prestación del servicio. Frente al ofrecimiento de los recorridos del Grupo 2 está otra vez en riesgo el muro de AUTAM.

Las empresas mendocinas son: Nueva Generación, Transporte Maipú, Andesmar SA y Dominio Gallard, firma cuyo principal accionista es Sergio Pensalfine, el dueño de la empresa de transporte de pasajeros de Mendoza El Cacique. Desde afuera pujan Autotransportes Santa Fe, que controla el 30% de los recorridos de esa provincia, la sanjuanina Mayo SATA y la puntana María del Rosario, que tiene la concesión del transporte urbano de San Luis.