miércoles, 6 de octubre de 2010

Senadores claves para voltear las retenciones entre los que más engordaron sus patrimonios


Dos senadores nacionales que fueron determinantes para el fracaso de la resolución 125 de retenciones móviles a los granos, hecho que marcó un punto de inflexión en la hegemonía K, aparecen entre los cinco miembros de la Cámara Alta que registraron mayor crecimiento patrimonial entre 2008 y 2009, según un informe que publicó el diario Perfil. El voto "no positivo" que hizo famoso a Julio Cobos el 17 de julio de 2008 no hubiese existido sin el -inesperado para muchos- voto en contra del Gobierno de la peronista riojana Teresita Quintela y el radical K santiagueño Emilio Rached.

La senadora permanece en el bloque del Frente para la Victoria sin soportar ninguna condena pública del oficialismo, a pesar de su responsabilidad en la primera y más dañina derrota del kirchnerismo desde el 2003. Tras complacer los intereses de los exportadores de granos, Quintela logró producir un notable crecimiento de su patrimonio, que pasó de $495.200 a $1.809.283, lo que significa una variación hacia arriba del 265,36%.

Entre los integrantes de la Cámara Alta, solamente el sanjuanino Roberto Basualdo, del bloque Produccion y Trabajo, alineado con la oposición a Kirchner, consiguió un aumento porcentual del patrimonio más abultado que el de la riojana. Para el cobista mendocino Juan Carlos Jaliff, quien siguió paso a paso los alineamientos de los senadores para tener informado a vicepresidente sobre las chances que tenía de tener que desempatar la votación por las retenciones móviles, concluyó que el voto negativo de Quintela fue la mayor sorpresa de la maratónica sesión.

El incremento patrimonial de Rached fue menos exagerado que el de Quintela pero le alcanzó para ser el quinto senador que más se enriqueció comparando su situación de 2008 con la de 2009. El radical santiagueño cobró notoriedad el día que se trataron las retenciones móviles a los granos de exportación en el Senado al esconder su decisión hasta último momento, mientras los relevamientos en la Cámara Alta adelantaban que su voto era decisivo para el resultado de la sesión.

El Gobierno contaba con un senador más que la oposición hasta que Rached desairó el pedido de su jefe político, Gerardo Zamora, gobernador de Santiago del Estero, y empató la votación.