domingo, 16 de enero de 2011

Cobos, Alfonsín y Sanz no se lastiman aún en la pelea por la candidatura del radicalismo

La pelea por la candidatura presidencial del radicalismo aún es de baja intensidad. En el inicio de la carrera electoral interna Julio Cobos, Ricardo Alfonsín y Ernesto Sanz marcan sus diferencias con críticas moderadas y tolerancia de estrategias contradictorias e irreconciliables.

El vicepresidente consideró que al pautar una interna anticipada a las primarias previstas por ley para el 14 de agosto sus oponentes dejaron de lado la confección de un programa de gobierno y se planteó como el único de los tres que armó una plataforma. Para Sanz y Alfonsín un plebiscito entre afiliados en abril potenciará al candidato radical, para Cobos ese acto "es ilegal" y significa "una pérdida de tiempo" en el trazado de un plan de Gobierno.

Ángel Rosas, quien asumirá la conducción del Comité Nacional de la UCR que quedará vacante en los próximos días porque Sanz pedirá licencia para hacer campaña, no cree en los argumentos que el vicepresidente esgrime para evadir la consulta a los afiliados. Adjudicó esa postura a especulaciones personales de Cobos al mismo tiempo que advirtió que algunos dirigentes que lo acompañaban ahora están con Sanz.

El sanrafaelino insistió en que "sería bueno" que los tres candidatos participaran de la elección partidaria, pero aclaró que "soy respetuoso de quienes no piensan así". El senador mendocino no sólo se despegó de la crítica más fuerte que le hacen sus rivales, ser el candidato del establishmen, sino que sembró la idea de que Cobos y Alfonsín representar cada uno a un sector de la sociedad mientras él tiene un plan que contempla el crecimiento de todos.

El senador jujeño Gerardo Morales, pieza clave en el engranaje de la campaña del hijo del ex presidente, abonó un argumento por el que los radicales deberían elegir al bonaerense para pelear por la Presidencia con el sello del partido. "Es el único candidato en condiciones de ganarle a Cristina Kirchner en las elecciones de octubre".

Para alcanzar esa instancia, Alfonsín tendría que ganarle a Sanz en abril, cuando sólo votarán radicales, y a Cobos en agosto, cuando el total de los empadronados elegirá a un candidato por cada fuerza en competencia. Al menos así está planteado el escenario con las reglas electorales vigentes.