jueves, 17 de febrero de 2011

El guitarrista Sergio Embrioni dijo basta

El guitarrista, que integró los Enanitos Verdes y Alcohol Etílico, entre otros grupos, murió este jueves, a los 50 años. Fue una figura decisiva para el crecimiento del rock mendocino de los últimos 30 años, tanto por mantenerse siempre vigente como por el enorme talento que aportó al género.

La admiración unánime que le profesaron sus colegas lo posicionaron entre los artistas más destacados de Mendoza. El rock fue búnker de sus sueños hasta que se desbordó con sus inquietudes y sus dotes para concretarlas.

En 2006, el pilar del rock local le metió mano a la hasta entonces intocable marcha de la Vendimia, convocado por el director Walter Neira. El resultado fue histórico: la canción de la Fiesta mayor de los mendocinos sonó en el teatro griego Frank Romero Day arreglada por Embrioni y festejada por el público.

El legendario rockero, que varios años antes tocó con Alcohol Etílico en el postre de la repetición del acto central, modernizó la tradicional melodía sin herir ni a los talibanes de la tradición. Desde entonces, la versión de la marcha arreglada por Embrioni no dejó de sonar cada vez que llega el tiempo de Vendimia.

En la próxima fiesta, el guitarrista se iba a desempeñar como sonidista. Pero no podrá ser, en la siesta del jueves 17 de febrero de 2011 el artista dijo basta. Decidió que no habrán ya nuevas intervenciones suyas que desafíen los límites culturales establecidos, no aguantó más.

Con la partida del músico, su obra -su pasado- se transformó en inevitable referencia a futuro de la cultura mendocina, más allá de su voluntad en vida. Quiera quien quiera y no quiera quien no quiera, en adelante Mendoza bailará al ritmo de los acordes de Sergio Embrioni, por siempre.


Sergio Embrioni se presentó como invitado de los Enanitos Verdes la noche del viernes 3 de setiembre de 2010, en el auditorio Angel Bustelo de Mendoza. Acompañó en la interpretación del tema Lamento Boliviano, junto a sus viejos compañeros de Alcohol Etílico, Dimi Bass y Natalio Faingold, autores de la canción. El video es de Walter Gazzo