martes, 1 de febrero de 2011

Mubarak pactó su estrategia con EEUU

El presidente de Egipto, Hosni Mubarak, acordó con un enviado de la Casa Blanca que no entregará el mando de inmediato como exigen sus opositores pero no se presentará como candidato a las elecciones de septiembre.

Según el corresponsal de BBC Mundo en Washington, Carlos Chirinos, pocas horas antes de la alocución de Mubarak trascendió en Washington que el enviado especial del gobierno estadounidense a El Cairo, el ex embajador, Frank Wisner, habría llevado al presidente egipcio la solicitud del presidente Barack Obama de no presentarse a la reelección.

Chirinos destacó que en una semana la posición de la diplomacia estadounidense varió de considerar que el gobierno egipcio era "estable" a pedir una "transición ordenada" a finalmente solicitarle a Mubarak que no se postulara a la reeleción. Leé más en BBC.

El Baradei insistió en que Mubarak debe irse de Egipto
La multitud reunida en la plaza de Tahrir -epicentro de la protesta contra el presidente-, concentrada desde primeras horas de la mañana, ha reaccionado indignada y con gritos de "fuera fuera" y con el lema de que si Mubarak no se va, ellos tampoco.

El líder opositor y premio Nobel de la Paz El Baradei ha instado al presidente egipcio a que abandone el poder y salga del país antes de este viernes para evitar "un baño de sangre".

La transición de la oposición
Toda la oposición, incluido los Hermanos Musulmanes, la gran fuerza islamista de Egipto, han llegado a un acuerdo basado en cuatro puntos: que Mubarak deje el poder, la disolución del Parlamento, una nueva Constitución, y, por último, la creación de un Gobierno de transición.

Para suceder a Mubarak se constituirá un grupo de sabios encargado de establecer los mecanismos de diálogo para ordenar la transición, en el que participarán ElBaradei, Amr Musa (secretario de la Liga Árabe) y Ahmed Zewail (premio Nobel de Química en el año 1999) -que reside actualmente en EE UU y ha sido llamado para participar en este cónclave-.

Un miembro de los Hermanos Musulmanes, Kamel El Hebawy, ya ha anunciado que su apuesta para suceder a Mubarak no es otro que el jefe de Estado Mayor de la Defensa de Egipto, el general Sami Enan. En una entrevista concedida a Reuters, el clérigo egipcio ha destacado que el general Enan tiene buenas relaciones con EE UU y es un liberal que podría ser visto con buenos ojos por la oposición.

"Puede ser el hombre de futuro de Egipto", ha asegurado, para después resaltar que el jefe de Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Egipto sería aceptado por la oposición porque tiene "buena reputación". "No está envuelto en la corrupción. El pueblo no le conoce como corrupto", ha señalado. De unos 60 años de edad, Enan es poco conocido en la escena internacional y ha dedicado la mayor parte de su carrera militar a la defensa aérea. Leé más en El País.