miércoles, 2 de febrero de 2011

Mendoza todavía no tiene presupuesto porque se pasaron de rosca los operadores de Jaque

Celso Jaque no tiene aún el presupuesto ni la Ley Impositiva que diseñó para su último de gestión porque sus operadores en la Legislatura se pasaron de rosca. Jorge Tanús y Carlos Bianchinelli urdieron una habilidosa estrategia que consiguió la media sanción en Diputados de las dos iniciativas pero minó el tránsito de ambas por el Senado.

La brillantez maquiavélica de la maniobra de los justicialistas tardó en opacarse lo mismo que la oposición radical en declararse burlada y decidida a vengarse. Los Boinas Blancas estallaron cuando Tanús, desde la Presidencia de la Cámara, resolvió –con la complicidad de los demócratas- dar por aprobado el texto completo del presupuesto sin someterlo a una votación artículo por artículo, instancia en la que los radicales iban a objetar el déficit de $400 millones previsto por el Gobierno.

La provocación que desató la guerra
La sesión se desarrolló el 5 de enero, la votación se produjo en la noche y, a pesar de la aprobación del proyecto original, el efecto del desenlace dejó a Jaque al borde de quedarse sin presupuesto y sin la plata que pensaba obtener con la modificación de la Ley Impositiva.

No bien Tanús convalidó la media sanción los radicales anunciaron que en el Senado rechazarían las leyes que rigen la recaudación y el destino de los recursos provinciales votadas en Diputados. El oficialismo legislativo salió al cruce de esa amenaza con una medida muy particular: resolvió no ir a las dos sesiones siguientes, coincidentes con la segunda quincena de enero.

Y el Gobierno contraatacó con un golpe a la disponibilidad de recursos de las comunas: les liquidó 4.8 puntos porcentuales menos de coparticipación de lo que manda la ley, buscando que el ahogo financiero impulsara a los intendentes radicales a presionar a los legisladores propios para que aprobaran el presupuesto.

En lugar de eso, Jaque se ganó un nuevo frente de conflicto: los caciques radicales se abroquelaron y denunciaron en la Justicia el recorte de la coparticipación. El radical capitalino Víctor Fayad se alió con el gobernador contra sus correligionarios. El ahogo financiero no funcionó y antes de sumar complicaciones con fallos judiciales el mandatario anunció que este miércoles girará a los municipios la plata que les retuvo.

En el Senado, los radicales, que facilitaron la aprobación de un aumento de impuestos en la Cámara Baja, se unieron a los demócratas para rechazar el proyecto. Y los gansos, que facilitaron en Diputados la aprobación del presupuesto tal cual lo mandó Jaque, avisaron que no avalarán el endeudamiento para cubrir el déficit previsto para el año.

Conceder o despedirse sin presupuesto
La suerte del presupuesto debería definirse a más tardar la semana que viene. El jueves a las 9.30 está convocado el Senado para seguir el tratamiento y también se estableció la continuidad el viernes en la tarde si fuera necesario.

Diputados podría tratar este miércoles la Ley Impositiva que le devolvió el Senado después de recortarle los incrementos tributarios que pretendía el Gobierno. Desde el inicio de la discusión, los radicales manifestaron que no aprobarían déficit y aumento de impuestos en conjunto, era una cosa o la otra.

Para no transitar su despedida de la administración sin presupuesto, Jaque deberá aceptar algunas condiciones de la oposición que hasta ahora se negó a conceder. El margen de maniobra se le acotó al mínimo desde que sus operadores se pasaron de rosca.