jueves, 7 de abril de 2011

La militancia del PJ se pinta la cara

Mientras los dirigentes de primera línea del peronismo local siguen negociando sin éxito la conformación de una lista de consenso para los comicios de octubre, la militancia se pinta la cara para ir a una guerra electoral interna. Es que la línea que bajó en los últimos días a las bases de cada sector interno instaló que tiene un alto grado de probabilidad la convocatoria a las urnas para consagrar a los postulantes del PJ.

El gobernador Celso Jaque y el estratega electoral de la Casa Rosada, Juan Carlos Mazzón, definirán por cual de los dos caminos transitará el PJ hacia las elecciones del 23 de octubre. Ambos comparten que la mejor estrategia para el partido es acordar una lista de consenso, pero no se ponen de acuerdo en quién debe encabezarla.

El malargüino se siente con derecho a elegir el candidato del peronismo al Ejecutivo sin interferencias del resto de la dirigencia. No está dispuesto a negociar esa prerrogativa, como le advirtió a Mazzón al informarle que su delfín para pelear la Gobernación es Alejandro Cazabán, su principal socio político.

Como el operador presidencial pretendía que Jaque discutiera con los sectores internos el nombre del postulante, ahí se trabó la negociación. El plan original de Mazzón para que el peronismo mendocino defina por consenso la lista de candidatos para octubre exigía la renuncia de Cazabán a la candidatura a gobernador para lograr el objetivo.

En el sector azul, que conduce el constructor de la Rosada, como entre sus aliados, abundan los dirigentes que rechazan de plano alinearse con una lista encabezada por el secretario general de la Gobernación. Antes prefieren ir a una elección interna, aunque ese sea el peor escenario para Mazzón, a quien la presidenta Cristina Fernández le encomendó cerrar una lista de unidad con candidatos que garanticen un aporte importante de votos a la fórmula presidencial.

La muñeca política del jefe de los azules fue determinante para los auspiciosos resultados electorales que obtuvo recientemente el Frente para la victoria en Catamarca y Chubut. Con esos pergaminos desembarcó en la fangosa interna mendocina con un plan unificador.

Esta semana concretó la segunda visita a la provincia, en la que permanecerá hasta el viernes, en menos de 15 días. Entre viaje y viaje sus operadores locales fracasaron en la misión de demostrar avances hacia la unidad, a pesar de que lograron la confluencia de siete precandidatos a una mesa de diálogo integrada, además, por ministros y secretarios de Jaque, legisladores locales y nacionales e intendentes.

Los referentes azules Adolfo Bermejo y Patricia Fadel armaron el cónclave del consenso sin Cazabán y su aliado, Alejandro Abraham, intendente de Guaymallén. Al precandidato lo excluyeron porque, dicen, no respetó un pacto con Mazzón, que implicaba bajar el perfil de la campaña mientras se tejía la unidad.

Ese hecho político terminó de limpiarle el escenario del oficialismo a Cazabán. Los ministros Francisco Pérez (infraestructura) y Raúl Mercau (Producción), quienes aparecían como candidatos alternativos de la Casa de Gobierno hasta que posaron en la foto de los azules.

"La jugada de Jaque es a todo o nada", resumió un allegado a Cazabán que transita diariamente los despachos de la Casa de Gobierno. La cosa es así: para que su principal socio político no llegue a octubre como candidato al sillón de San Martín el gobernador deberá ser derrotado en la puja interna del PJ.

Ya sea como consecuencia de una negociación o como resultante de una elección interna, una derrota de Jaque debilitaría su poder y complicaría la gobernabilidad. Preocupados frente a este hipotético escenario, muchos involucrados en el proceso electoral del PJ imploran que los sectores en pugna acuerden una lista de unidad que evite la guerra interna que implica una definición en las urnas.

Hasta ahora, la confección de una lista de consenso en el PJ mendocino es nada más que un deseo de algunos. De la decena de precandidatos que iniciaron el proceso sólo quedan tres o cuatro con posibilidades reales de pelear la gobernación con la camiseta del PJ en octubre.

Enfrente de Cazabán están anotados Omar Félix, diputado nacional, y Rubén Miranda, intendente de Las Heras.