jueves, 30 de junio de 2011

A Boudou le "garpa" confrontar con Cobos

Julio Cobos se convirtió en uno de los blancos predilectos de la artillería proselitista de Amado Boudou, designado por la presidenta Cristina Fernández para secundarla en la fórmula del oficialismo.

"No va de nada, iba a ir de presidente, de gobernador, de diputado, pero no va de nada. Estuvo traicionando por un sueño", espetó el ministro de Economía sobre Cobos en el programa Seis, siete, ocho, de la Televisión Pública.

Confrontar con Cobos es uno de los ejes del arranque de la campaña del elegido de Cristina para reemplazar al mendocino. La primera señal de esta estrategia la dio la presidenta cuando anunció el nombre de su compañero de fórmula y fustigó la actuación de Cobos antes de adjudicarle a Boudou todas las virtudes que no encontró en el compañero electoral de 2007.

Tras ser ungido, el sábado, Boudou se alejó del ring un momento y volvió arrastrando al vicepresidente al cuadrilátero electoral. La automarginación de las candidaturas del radicalismo resuelta por Cobos determinó su salida de la carrera por los cargos, no su exclusión del fango proselitista, como él pretendía.

El radical no tiene nada que ganar en ese terreno desde que desistió de competir por algún cargo en los comicios. Sin voluntad ni incentivo, quiso desaparecer de la puja proselitista nacional pero comprobó que no podrá irse mientras el kirchnerismo evalúe que la confrontación con su ex socio rinde dividendos electorales.