jueves, 4 de agosto de 2011

Piñera es el peor, según los chilenos

A más de 500 metros bajo tierra, como quedaron los 33 mineros de Atacama hace un año, cayó la gestión del presidente chileno Sebastián Piñera en la consideración de la ciudadanía antes de cumplir un año y medio en el poder. El gran nivel de aceptación que le redituó la operación de marketing que rodeó al rescate de los trabajadores que el 5 de agosto de 2010 quedaron atrapados en la mina San José, en Copiapó.



La realidad barrió el cascarón publicitario montado por Piñera sobre su figura desde mucho antes de asumir la Presidencia. La última puesta de marketing exitosa del presidente chileno, montada alrededor del rescate de los 33 mineros, lo llevó al tope de la aceptación popular para un mandatario en la etapa democrática pos Pinochet.

En 10 meses, la incapacidad del primer gobierno de derecha del periodo para encauzar las expectativas que sobre él depositaron los votantes que decidieron poner fin al imperio de la Concertación de centro izquierda a 20 años de su instauración con la restitución de la vía democrática a la política trasandina. Antes de cumplir un año y medio de mandato, Piñera cayó al peor lugar en la consideración de la ciudadanía para un presidente en ejercicio en la etapa democrática.