martes, 30 de diciembre de 2008

"Si puedo disponer de mi vida, ¿por qué no puedo disponer de la droga?"


El supremo Carlos Böhm se pronunció así a favor de despenalizar el consumo personal de estupefacientes, “siempre y cuando no le haga mal a un tercero”. Pidió centros de tratamiento. Leé más en Diario Uno.