martes, 16 de diciembre de 2008

El mega verso


La presidenta Cristina Fernández anunció ayer la inyección de $111.000 millones a la economía nacional a través de un plan de obras que se desarrollará hasta el final de su gestión, en 2011. Dijo $71.000 millones tienen asegurado el financiamiento. Y recalcó que a lo largo de 2009 se ejecutarán obras públicas por $57.000 millones.

Sin embargo, del total de fondos anunciados para 2009, $33.000 millones ya estaban contemplados en el presupuesto nacional que ya fue tratado y aprobado por el Congreso. Entonces, los $57.000 millones anunciados se reducen a $24.000 millones de inversión nueva, el resto ya estaba comprometido.

El 80% del plan de obras anunciado ya había sido parte de promesas anteriores del gobierno. Hoy, hasta el jefe de Gabinete, Sergio Mazza, admitió que la mayor parte de las obras no son nuevas propuestas.

Mendoza va a pagar Portezuelo
Entre los anuncios presidenciales se incluyó la presa Portezuelo del Viento que está prioyectada sobre el Río Grande, en Malargüe. Una trampa a los mendocinos. Portesuelo del Viento es una deuda de la Nación con la provincia. La adquirió Néstor Kirchner con Julio Cobos en una oscura transacción: Mendoza tenía un reclamo judicial por alrededor de $1.000 millones con la Nación.

El motivo de la pretensión era la pérdida económica que le generó a Mendoza la promoción industrial que gozaron provincias vecinas. La pretensión mendocina tenía un dictamen favorable de la Procuración de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

En pleno proceso de enamoramiento, Cobos le ofreció a Kirchner desistir de ese reclamo judicial a cambio de que la Nación hiciera una obra que necesita el país para fortalecer su sistema energético. Porteauelo del Viento cotizaba en ese momento cerca de los $1.000 millones. La presa tiene como objetivo la generación de electricidad y el destino de ese producto es el sistema interconectado nacional. No es un emprendimiento que proveerá de energía solamente a Mendoza.

La Nación nunca cumplió con su parte del canje con Cobos, aunque Néstor Kirchner y Cristina Fernández lo premetieron por lo menos cinco veces desde 2004. Ahora, la presidenta dice que pagará la deuda dentro de un mega programa nacional que en el Gobierno de Mendoza nadie tiene idea de cómo se ejecutará.

Si todo sale según lo prometido, dentro del porcentaje que le toque a Mendoza del total de los fondos destinados al plan de obras se incluirá Portezuelo del Viento. Y por Portezuelo no se podrán incluir otras obras. Es decir, el resto de los gobernadores le van a poner Portezuelo del Viento a la factura de Mendoza y ninguno va estar dispuesto a dejar pasar $1.000 millones de pesos.

En el mejor de los casos, Cristina le va a pagar a Celso Jaque una obra de dudosa prioridad para la provincia impulsada por Cobos y comprometida por su marido con plata extrapresupuestaria, con plata que Mendoza podría haber destinado a otra realización. Portezuelo lo tenía que pagar la Nación pero lo va a pagar Mendoza.