lunes, 25 de mayo de 2009

El Monstruo que incomoda al gobierno

Pablo Cazabán le clavó una puñalada al corazón del jaquismo, dentro del cual su hermano Alejandro, secretario general de la Gobernación, es el principal motor. Al hacerse cargo de la defensa judicial del abusador serial de la Cuarta, el menor de los Cazabán golpeó al gobierno en medio de la campaña.

Tal es la profundidad de la herida abierta por el abogado sanrafaelino en el seno del Ejecutivo, que el gobernador Celso Jaque salió públicamente a bajarle línea a su hombre de mayor confianza en el gabinete para que obligue a su hermano a terminar la actuación en la sensible causa que tramita la Justicia local.

"Conociéndolo como lo conozco a Alejandro, si su hermano es el defensor del violador dejará de serlo pronto. Éste es un caso que no ha hecho otra cosa que poner en evidencia la profunda crisis de valores que sufrimos como sociedad. Ha sido un duro golpe", respondió Jaque en una entrevista que hoy publica el Diario Uno.

Pablo Cazabán es el monstruo que más ha amenazado a su hermano mayor, Alejandro. Esta no es la primera vez que el exministro de Seguridad de Arturo Lafalla evaluó seriamente matar a su hermanito, aunque eso le costara la cárcel.

Antes, mientras Alejandro Cazabán pagaba en el ostracismo haber participado de la pésima gestión de Lafalla, Pablo pateó el tablero de la política mendocina patrocinando al exconcejal de Godoy Cruz, Mauricio Guzmán, cuando denunció el caso que se hizo famoso como las coimas del Concejo Deliberante de Godoy Cruz. Entonces, Alejandro pasó mucho tiempo sin hablarse con su hermano menor.

Desde que asumió Jaque y Alejandro Cazabán se instaló en la Secretaría General de la Gobernación, Pablo ha sido un habitué del Palacio Gubernamental. En los últimos días, sin embargo, pateó en los riñones a la administración de Jaque.