jueves, 21 de mayo de 2009

Un hermano de Alejandro Cazabán, hombre fuerte del gobierno, defiende al Monstruo

Los penalistas mendocinos Pablo Cazabán y Fabián Hathallah (en la foto) tratarán de sacar libre de culpas al Monstruo de la Cuarta, como se identificó al hombre de 67 años que durante más de 20 años abusó sexualmente de sus hijas, llegando a tener siete vástagos con una de ellas.

Los aberrantes detalles del caso se conocieron por los medios al ser detenido el presunto abusado, en el marco de una investigación iniciada por iniciativa de uno de sus hijos. Si le faltaba algo al gobierno de Celso Jaque en medio de una campaña electoral que no tiene al mandatario en la vidriera, ya pasó. El apellido del secretario general de la Gobernación, el colaborador con más influyencia sobre las decisiones del mandatario, quedará pegado a la defensa del abusador serial.

Hathallah adelantó a Radio Nihuil, que junto a Pablo Cazabán, está convencido de que el Monstruo no cometió delito alguno. Para el penalista, las acciones aberrantes que trascendieron consitutyen pecados pero no delitos.