lunes, 17 de agosto de 2009

En dos años, Jaque estará desocupado y sin chances de un "carguito" ¿De qué vivirá?

Siempre, desde que ganó las elecciones en octubre de 2007 Celso Jaque concatenó peores momentos. El gobierno peronista es una sucesión de peores momentos. Las buenas ya van a venir, anunciaron una y otra vez los ministros, legisladores y dirigentes en general que más que a la realidad siguen a la esperanza.

Los analistas políticos que se autoencasillan entre los serios de la provincia, siguen otorgándole chances para que levante vuelo, más allá de los spot publicitarios. No obstante, un observador inconsciente como yo está seguro de que Jaque y su gabinete se van a arrastrar hasta el 10 de diciembre de 2011, si llegan, con cada vez más contrapesos adosados a sus lados.

Celso Jaque no es un hombre acaudalado, según su declaración de bienes. Nadie le conoce un trabajo en la actividad privada en los últimos 20 años, durante los cuales vivió de sueldos públicos. Desde diciembre de 2011 tendrá que buscarse algo para vivir, a menos que algún político con instinto suicida quiera adelantar el fin de sus días sumándolo a su gestión.

Entonces, más que encontrar una salida al gobierno o la provincia, Jaque ya empezó a trabajar a destajo "todos los días", como a él le gusta enfatizar, para hallar un medio de vida que lo salve de la indigencia cuando se le termine el sueldo y los viáticos del Estado. Atada a ese futuro dependiente de la actividad privada está la hiperlealtad del gobernador con el secretario general de la Gobernación Alejandro Cazabán.

El abogado que levanta la mostaza de sus compañeros del gabinete y genera más rechazos que ningún ministro desde la sociedad fue empleado del millonario empresario sanrafaelino Omar Álvarez, con quien mantiene una relación aceitada. Álvarez aprovecha la estada de Cazabán en el gobierno para mejorar y ampliar sus negocios, mientras tanto le tiene guardada la silla y un suculento sueldo al secretario de la Gobernación para cuando se termine el mandato de Jaque y el humor social lo borre de cualquier lista de candidateables.

Entonces, Jaque podrá emplearse bajo el ala de Cazabán. Después de un calvario en la Gobernación, el mandatario menos eficiente desde la consideración popular entre los que gobernaron Mendoza desde el '83, podría pasar al paraíso de la empresa privada beneficiada por el Estado. El futuro de Jaque parece estar ligado a la actividad privada de una empresa de San Rafael, paradójicamente un departamento en el que el mandatario no ganó ni la interna contra Guillermo Carmona.