domingo, 15 de noviembre de 2009

¿Y dónde está el piloto?


"Cobos les dice a todos que si, entonces cada uno hace lo que quiere, lo que más le conviene a su postura individual. No hay una conducción, ese es el problema. Si Cobos fijara una postura todos se alinearían". La queja a media lengua de un diputado del CONFE, cobista de la primera hora, resume la principal causa de la primera victoria política del operador estrella de Celso Jaque, Alejandro Cazabán.



Al frente de la operación para conseguir autorización para endeudar la provincia para tapar los agujeros de la administración de Jaque, Cazabán todavía puede fracasar en el fondo de sus intenciones pero ya consiguió un triunfo político trascendente: hizo volar en varios pedazos el frente político que sustentó el triunfo electoral que potenció a Cobos entre los mejores posicionados para las presidenciales de 2011.



La omnipotencia que evidencia el vicepresidente en el escenario político nacional se desdibujó en Mendoza después de la victoria electoral del Frente Cívico Federal. La omnipresencia de Cleto se manifiesta sin el acompañamiento de una línea de acción clara hacia las bases, entonces, cada uno dentro del esquema juega en función de sus interese particulares.



Cobos no ordena, entonces, los radicales se desordenan en tantas líneas internas como intereses individuales acechan el armado local del vicepresidente. Los intendentes del aparato radical, Eduardo Giner (Tunuyán) y Víctor Fayad (Capital) posibilitaron que Cazabán tuviera su primer momento de gloria en la interna del gobierno, objetivo que fue beneficiado por una actitud confusa del cobista Alfredo Cornejo (Godoy Cruz).



Juan Carlos Jaliff, por su parte, amparado por la venia de los intendentes del CONFE -Mario Abed (Junín), Gerardo Del Río (Rivadavia) y Gustavo Pinto (La Paz), mantuvo su posición firme respecto a la negativa al pedido gubernamental. En un ratito, el gobierno debilitado de Jaque consiguió fracturar en tres al grupo más fuerte de la oposición, dejando los tres pedazos dispersos a la vista de todo el mundo.



En oscuras, como más le gusta, el secretario general de la gobernación se encargó de bombardear certeramente al Frente Cívico para que cuando se prendiera la luz apareciera el gobierno ganando una pulseada que tenía prácticamente perdida cuando arrancó la operación de la estrategia del sanrafaelino. Con Jaque pavoneándose en reuniones protocolares en Francia, Cazabán facturó de una sola vez todas las divisiones que se abren en el frente cobista ante la pasividad del líder.