miércoles, 23 de diciembre de 2009

El presente, el pasado y Cobos


Hoy por hoy, el mendocino Julio Cobos avanza en la carrera hacia la Presidencia apretado en el medio del presente y el pasado de la política nacional. Sin otros contrincantes con chances de pelear dentro del radicalismo, los rivales del vicepresidente son los referentes de la hegemonía actual y de la que ésta desplazó en el país: Néstor Kirchner y Eduardo Duhalde.


Con el lanzamiento formal del caudillo bonaerense a la pelea electoral, se transformó el escenario moldeado por los comicios del 28 de junio y delimitado luego por la ley de reforma política. Con Duhalde en el ring con los guantes puestos y no como maestro de ceremonia o estratega de otro peleador, perecieron las especulaciones dentro del peronismo. Se terminó el margen para demorar la pelota contra el piso a la espera del éxito de alguna aventura salvadora.


El presente cascoteado interpretado por Kirchner o el pasado revaluado expresado por Duhalde son las opciones para los peronistas desvelados por el poder. El pingüino redoblará la contradicción y el enfrentamiento, método de construcción que usó desde el principio de su reinado, mientras el ex bañero volverá a apostar al caos, como lo hizo en el '91 para conquistar la provincia de Buenos Aires y a finales de 2001 para sentarse en el sillón principal del mejor despacho de la Casa Rosada.


En el medio está Cobos, quien saca mayores réditos mientras Kirchner y Duhalde profundizan sus estrategias. El patagónico consolida más apoyos por los enemigos que enfrenta que por sus propias acciones, mientras el bonaerense se acerca más al poder cuanto mayor sea el desbande en la filas del gobierno.


Ambas circunstancias potencian las posibilidades de Cobos como ningún acto o pronunciamiento propio. Los interlocutores del ex vicepresidente de Menem han ventilado una convicción de éste: "el 2011 no es para un peronista". Y la consecuencia directa, según el diagnóstico duhaldista, de esa predicción es la segura consagración de Cobos.


Entonces, siguiendo ese razonamiento difundido por más de un periodista bien informado sobre los planes del caudillo de Lomas de Zamora, la pelea del presente es por el control del aparato del Partido Justicialista. Si es sorteada con éxito esa batalla, las estocadas destinadas a conquistar la Presidencia serán ejecutadas después de diciembre de 2011 pero tendrán mucha mayor efectividad si en las elecciones de ese año el duhaldismo se alza con la gobernación de Buenos Aires y constituye dos bloques poderosos en el Congreso.


Después de todo, siguiendo la línea instalada por el bonaerense, Cobos asumiría la Presidencia con una profunda debilidad y limitado por la Constitución para reelegirse. Así, encabezaría un gobierno de transición que sentaría las bases para el país de Eduardo Duhalde. Es sólo una cuestión de tiempo, sino fuera porque en el medio está Néstor Kirchner.

1 comentario :

  1. Anónimo7/1/10 09:32

    Una de las estrategias Cobos:
    Para los que estamos veraneando en Chile, nos es común verlo al Cleto corriendo o caminando todas las mañanas por la playa de La Serena cerca del faro, sin custodia (al menos que se vea) con su mujer o sus hijos, tal como lo hago yo, o cualquier turista argentino que está en este lugar.
    Me pregunto: ¿Lo hará porque es un tipo simple y de barrio como yo?, O lo que es peor, ¿...será parte de la estrategia para llamar la atención de la clase media?
    Como quiera que sea, él está acá, y hace playa en los paradores más comunes de La Serena, donde los niños te pasan por el costado y te llenan los ojos de arena, donde la bebida más hot es el mate y el sólido más cotizado la allulla.

    ResponderEliminar