lunes, 18 de enero de 2010

En Chile también ganó Pinochet



Los chilenos que reivindican la dictadura del general Augusto Pinochet festejaron a lo grande el domingo. Ganó su partido, su candidato, y se concretó el ansiado retorno al poder después de 20 años de derrotas permanentes.



El presidente electo Sebastián Piñera contó sin chistar con los votos del pinochetismo y tras confirmarse su victoria dio su discurso triunfal frente a una estatua de Pinochet levantada por manifestantes ubicados en la primera línea del hotel Crowe Plaza, bunker de la Coalición para el cambio.



El tirano no estaba para verlo -fue la primera presidencial después de la muerte del espantavotos de la derecha- y la vigencia de su nombre y obra late en el país pero ya no alcanza para determinar elecciones. La pinochetista Unión Democrática Independiente fue clave en el armado electoral de Piñera, tenía derecho a tributarle la vuelta al Palacio de La Moneda al dictador que se murió acusado por la Justicia de su país por genocidio.



El domingo en las elecciones de Chile también ganó Pinochet, las urnas le dieron a su memoria lo que nunca le otorgaron a su vida. La reivindicación del tirano no es absoluta dentro de la Coalición, adonde la postura mayoritaria de cara al público no logra esconder su deseo de olvidar y dar de nuevo.