lunes, 26 de abril de 2010

Racconto es cómplice de sus espías

Meses atrás, Jaque avisó que nos estaba vigilando

La cámara que espía la ventana de la oficina del vicegobernador Cristian Racconto está autorizada por una ley provincial aprobada en 2008, cuando él ya era el presidente del Senado. Mediante la Ley 7.924, la Legislatura provincial le otorgó al gobierno la facultad de vigilar con cámaras "los espacios públicos abiertos o cerrados".

Gracias a esta potestad, contra la que Racconto no planteó objeciones, el Gobierno ya instaló 100 cámaras en distintos puntos de la Capital. Cada una tiene la posibilidad de girar 360 grados el ángulo de captura de imágenes, por lo que difícilmente alguna se prive de enfocar propiedades privadas desde el exterior.

Aunque es evidente la violación de la intimidad de las personas de este sistema, está avalado por una Ley provincial aprobada por amplia mayoría legislativa que no fue observada como inconstitucional por la Justicia. El vicegobernador se dio cuenta de la violencia que implica ser grabado por una cámara recién cuando notó el lente que tiene frente a la ventana de su despacho.

La Presidencia del Senado tiene ventanas hacia la calle Patricias Mendocinas, frente a la Plaza Independencia. Cientos de amantes "ilegales", estudiantes sincoleros, laburantes en falta y vividores displicentes desapegados a las "buenas costumbres" son tomados varias veces por día por alguna cámara como la que enfoca la ventana de Racconto gracias a que la Legislatura presidida por éste lo autorizó.

Racconto sospecha que el Gobierno lo estaría espiando (MDZ)