sábado, 1 de mayo de 2010

¡Ju... juy! Viva el fútbol

Virtuosa habilitación de Ortega a Ferrari

"Sacó el manual y lo tiró adentro de la cancha", resumió el técnico de River, Ángel Cappa, sobre la actuación de Ariel Arnaldo Ortega en el partido del viernes, cuando los millonarios vencieron 2 a 1 a Vélez. El Burrito volvió a entusiasmar a su gente y se retiró ovacionado del Monumental al terminar el juego que lo tuvo en la cancha de principio a fin.

El 10 de River, bancado por el promotor del tiki tiki, demostró jugando que Diego Simeone y Leonardo Astrada se equivocaron. El lunes pasado Ortega chocó en la madrugada en su auto y se retiró del entrenamiento del equipo sin "trabajar", con permiso del entrenador. Una multitud de voces le pidieron sanciones a Cappa para el histórico jugador pero el conductor las gambeteó asumiendo los riesgos de un potencial mal resultado.

En circunstancias similares, Simeone y Astrada separaron al Burrito del plantel y lo expusieron al escarnio público. Los antecesores de Cappa consiguieron con su postura que Ortega se distanciara de las canchas por muchísimo tiempo, mientras se agravaba la caída libre de River después de la obtención del Clausura 2008 de la mano del jujeño.

El Cholo y el Negro no dudaron en castigar al ídolo de la hinchada millonaria, con el falso argumento de que priorizaban a la persona sobre el futbolista. En realidad, los dos usaron a Ortega para encubrir sus errores y se creyeron más importantes que los jugadores al considerar que poniendo en cancha a deportistas disciplinados, asustados por la demostración de autoridad del técnico, iban a reemplazar al talento sin resignar resultados.

Sin talentosos rebeldes en cancha, el protagonismo del técnico se agiganta. Formando equipos con los jugadores más obedientes, Simeone y Astrada se fueron por la puerta de atrás de River mientras por la grande del frente volvía Ortega, el talentoso que conmueve a los hinchas.

Tras el episodio del lunes en la madrugada, Cappa eligió arriesgarse a ser devorado por los poderosos militantes a favor del accionar policíaco contra los futbolistas antes de sacrificar al más talentoso de los jugadores que tiene en el plantel. Después del accidente automovilístico, el técnico le dio el día libre al 10 y, públicamente, se dedicó a hablar de otros temas, quizás más comprometidos para su propia situación personal, como la derrota del equipo frente a Estudiantes de La Plata.

El viernes, River salió al Monumental para enfrentar a Vélez con el Burrito de titular y éste demostró en la cancha su clara superioridad futbolística sobre el resto de los integrantes del plantel millonario, a pesar de que sobren los que son más disciplinados y obedientes que él. El fútbol le ganó al verso, el talento se impuso sobre la disciplina, la sabiduría sobre el juego aplastó a la psicología, River superó a Velez y Cappa se anotó el segundo triunfo en tres partidos al frente del equipo.

Leé River 2 Velez 1 (Ovación)