miércoles, 11 de agosto de 2010

Jaque: de la intransigencia al toma y "daka"


A fines de mayo, cuando recién se conoció el decreto 699/10 de Presidencia, el gobernador se plantó intransigente. "Lo lógico es derogar la promoción", consideró Jaque antes de dar un abrupto viraje hacia la negociación de fondos y obras para Mendoza a cambio de abandonar la movida judicial que por ahora impide la puesta en vigencia del decreto 699/10.

San Luis, San Juan, Catamarca y La Rioja fueron víctimas de las consecuencias de la guerra que planteó Mendoza en la Justicia contra la prórroga de los beneficios impositivos para las industrias de las cuatro provincias, promocionadas desde 1983. El Estado mendocino y un grupo de entidades empresarias fueron con un planteo a la Corte, pero el golpe más efectivo lo dieron los empresarios de la Cámara de San Rafael con la presentación de un amparo en la Justicia Federal que produjo la suspensión de la aplicación del decreto presidencial mientras se investiga la legitimidad jurídica de la medida.

"Siempre hay un lugar para el diálogo"
Durante la Cumbre del Mercosur, realizada en San Juan el 2 y 3 de agosto, el gobernador bajó los decibeles de la pelea y dejó abierta la puerta para el anuncio de un acuerdo que no involucra la derogación del decreto 699/10. Jaque ya entró en el toma y "daka" con la Nación para sostener la vigencia de la promoción a cambio de fondos para Mendoza.

El escollo hoy son los empresarios mendocinos que fueron convocados por el gobernador para combatir el decreto. Los de San Rafael ya le dijeron que no se conforman con las promesas nacionales a las provincia, para retirar la demanda exigen beneficios directos para sus emprendimientos.

La prórroga de la promoción industrial ajena pasó de ser el peor de los demonios a ser la prenda de cambio más importante con la que contó Jaque frente al gobierno de Cristina Fernández durante toda su gestión.