martes, 19 de abril de 2011

Un mendocino se quedó con Crónica TV

El grupo económico comandado por el mendocino Raúl Olmos acaba de desembarcar en la gerencia de Crónica TV, el mítico canal de noticias fundado y dirigido hasta ahora por el periodista Héctor Ricardo García. El denominado Grupo Olmos gerencia la obra social de la UOM y posee un multimedios en expansión, que ya controla los diarios Crónica y Buenos Aires Económico (BAE), de la Capital Federal, y el Atlántico de Mar del Plata.

Perfil.com informó que dos fuentes del canal y una ligada al empresario mendocino confirmaron el ingreso del Grupo Olmos a la conducción de Crónica TV. Según el portal, en los últimos días gente vinculada a los hermanos Raúl y Alejandro Olmos tomó posiciones en el canal de noticias, que enfrenta una protesta de los trabajadores por el despido de la periodista Marcela Maillman.

El vertiginoso crecimiento del Grupo Olmos

La nave insignia del creciente holding liderado por el contador oriundo de Godoy Cruz es una empresa de medicina que tiene a su cargo el gerenciamiento de Forjar Salud, la obra social de la UOM. Ahí está la base de la construcción política y económica del grupo Olmos, que nació en Mendoza en 1995, comandado por el contador Raúl Olmos, el mayor de tres hermanos.

Olmos ingresó al negocio de las obras sociales en Mendoza a mediados de la década del '90 como contador. La puerta de ingreso fue el sindicalismo. Para esa época dejó de repartir pan en un viejo Fiat 600 para desempeñarse como contador del Sindicato de la Madera y del Sindicato de Prensa en Mendoza. Luego fue contratado como contador en la UOM Regional Mendoza y más tarde asumió la misma función en una gerenciadora que tenía a su cargo la Obra Social de los metalúrgicos en la provincia, cuyo titular era Raúl Fábrega.

Más tarde, la empresa de Fábrega tomó a su cargo la administración de la Obra Social de la poderosa Regional Vicente López (Provincia de Buenos Aires) de la UOM, circunstancia que proyectó al contador más allá de las fronteras de Mendoza. Ese fue un paso clave de Olmos para estrechar vínculos con Lorenzo Miguel, mítico dirigente del sector e histórico conductor de las 62 Organizaciones sindicales peronistas.

Con la obra social de la UOM quebrada, Raúl Olmos ofreció un sistema de gerenciamiento para separar la economía de la prestadora de salud de la del sindicato. Ya metido en el ámbito de la salud y con los ingresos que capitalizó con la obra social de la UOM, el grupo Olmos compró más de 13 sanatorios privados en todo el país, entre los que se inscribe la clínica Pelegrina, de calle San Martín Sur, en Godoy Cruz.

Además, llegó a conformar más de cinco fideicomisos dedicados a administrar obras sociales sindicales, para las que quedaron afectadas las clínicas adquiridas por el grupo.

En la UOM, tras la transición posterior a la muerte de Miguel, asumió Antonio Caló, quien no sólo ratificó el gerenciamiento a favor de Olmos sino que impuso un cambio al nombre de la obra social de los metalúrgicos, que dejó de llamarse Ospim para transformarse en Forjar Salud.

El salto a los medios

En 2005, el Grupo Olmos decidió diversificar sus actividades y se lanzó al negocio de los medios de comunicación. El desembarco se produjo en el Diario Crónica, cuya propiedad resignó Héctor Ricardo García para concentrarse en la administración de Crónica TV.

En la negociación el Grupo Olmos se quedó con el control del diario Crónica de Buenos Aires y las ediciones de Santa Fe y Bahía Blanca, además de El Atlántico de Mar del Plata, y los respectivos sitios webs de estos medios. El grupo avanzó en esta operación después de cerrar un acuerdo con el Gobierno Nacional que le aseguró un sostenido flujo de ingresos por pauta publicitaria a futuro y con un plan de achicamiento de costos que incluyó reducción de personal.

El mapa de medios del grupo se mantuvo sin modificaciones hasta el año pasado, cuando Olmos salió al ruedo decidido a incorporar nuevas empresas a su multimedios. A fines de 2010 concretó la compra del diario Buenos Aires Económico (BAE) al empresario Sergio Spolsky, una sorpresiva operación que se cerró a la sombra de una fallida negociación para reabrir el diario Crítica, fundado por Jorge Lanata y quebrado por el español Antonio Matas.

En el acercamiento de Olmos a Crítica jugó un rol clave Aníbal Fernández, jefe de Gabinete de Cristina Fernández, quien se acercó a la comisión gremial interna del matutino no bien Matas decidió el cierre. El funcionario sería el garante de un compromiso del Estado Nacional que asegurara un flujo de dinero a través de la pauta oficial suficiente para cubrir los costos operativos de la empresa, una condición excluyente para que el contador mendocino entrara en la negociación.

La concreción de la operación se dilató, mientras se demoraba la promesa de Fernández a los trabajadores sobre el aporte estatal y el Grupo Olmos dudaba de la viabilidad de una empresa periodística con 190 trabajadores. El salvataje de Crítica se terminó de frustrar cuando Spolsky le ofreció a Olmos el diario BAE, que estaba en actividad y sus costos operativos eran notablemente inferiores a los de Crítica.

Esa fue la última adquisición de medios del Grupo Olmos hasta que hoy se difundió el desembarco en Crónica TV.

Mendoza en la mira

El Grupo Olmos lleva tiempo tramando aterrizar con su multimedios en Mendoza. En ese plan se inscribe el acercamiento con el grupo Alonso, dueño del holding de medios que reúne a Canal 9, LV10 y El Sol, entre otros, que provocó un alboroto en el ámbito de los negocios mediáticos de la provincia en año pasado.

Según trascendió, el objetivo de Olmos es establecer un acuerdo estratégico con Alonso que le permita al diario Crónica penetrar en Mendoza. El plan prevé, entre otras cosas, la instalación de una impresora rotativa en la provincia.