sábado, 18 de junio de 2011

Frenaron el plan que la minera Vale escondió de la prensa, la Legislatura y el Gobierno

La compañía brasileña Vale, que el viernes fue denunciada por el gobierno de Celso Jaque por incumplimiento del contrato para la explotación del proyecto minero Potasio Río Colorado y obligada a frenar las obras, escondió su plan de acción desde el inició de sus operaciones en el yacimiento de Malargüe, en el segundo semestre de 2010. Entre las medidas para sostener el ocultamiento, impidió el ingreso de la prensa al predio bajo sus dominios en el que se construye la infraestructura necesaria para comenzar a extraer potasio.

Con esa medida, revelada en su momento por www.diariouno.com.ar, la empresa vedó la posibilidad de que los periodistas corroboraran una exigencia que establece un convenio con el Gobierno de Mendoza: el 75% de la mano de obra y los insumos debe ser de origen mendocino. Antes de que el Gobierno de Jaque, presionado por el empresariado provincial y las necesidades políticas de la coyuntura, ordenara la paralización de todas las actividades de Vale, la compañía gambeteó requerimientos legislativos y del Ejecutivo de la documentación que demuestre el cumplimiento del "Compre mendocino", como se denominó al compromiso de privilegiar intereses provinciales a la hora de ejecutar la inversión.

Es imposible saber, salvo para los gerentes de Vale, si la minera cumplió o no con el compre mendocino hasta ahora. Para el Gobierno, a esta altura de la ejecución del proyecto la empresa incurrió en "incumplimiento en el monto y el plan de inversiones", informó el subsecretario de Hidrocarburos Walter Vázquez.

Por la misma razón, Vale fue apercibida en abril, en la primera exposición pública de una pelea que se mantuvo varios meses en las sombras. En enero, cuando los responsables de la compañía brasileña frustraron la visita de la prensa al yacimiento, el ministro de Infraestructura, Francisco Pérez, estalló de bronca en la intimidad de su despacho pero después disimuló el enojo en público. No era el momento todavía para blanquear el conflicto, consideró el funcionario.

En esa oportunidad, el ministro, que hoy está en carrera por la Gobernación, organizó una visita de periodistas a Potasio Río Colorado una vez que la empresa le otorgó los permisos correspondientes para la prensa, un mes después de solicitarlos. Sin embargo, unas horas antes de iniciarse el viaje desde la Capital provincial hacia Malargüe Vale canceló las autorizaciones sin ofrecen ninguna explicación a Pérez.

Voceros de Infraestructura relataron en tiempo real las idas y vueltas de la minera a los periodistas que integrarían el contingente, quienes se enteraron de la caliente reacción de Pérez contra la disposición de los directivos de Vale en la misma comunicación que les confirmó la cancelación definitiva de la nota en la mina.

Al día siguiente, tras la publicación de lo sucedido en diariouno.com.ar, desde la oficina de relaciones públicas de Vale negaron la tramitación del permiso por parte del Ministerio de Infraestructura y Pérez decidió bajar el tono en público para seguir pulseando con la empresa en privado.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario